Consulta, un completo fracaso; distractores y estupideces: Ricardo Anaya

Anaya Cortés también se burló de la pregunta que fue plasmada en las papeletas de la consulta popular de este domingo, la cual resumió en “¿Se debe o no se debe aplicar la ley en México?”.

El excandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya Cortés, calificó de fracaso la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes y aseguró que la población ya no hace caso a los “distractores” que crea el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En su video semanal, el panista aseguró que la baja participación en la consulta, de cerca del 7 por ciento, no fue culpa del Instituto Nacional Electoral (INE), sino de la inmensa mayoría de los mexicanos que decidieron no votar.

Anaya Cortés también se burló de la pregunta que fue plasmada en las papeletas de la consulta popular de este domingo, la cual resumió en “¿Se debe o no se debe aplicar la ley en México?”.

“La ley no se consulta, se aplica. Ahora lo bueno es que los mexicanos ya no cayeron en su juego, la inmensa mayoría lo tiraron a loco. A ver, la consulta fue un completo fracaso, sólo votó el 7 por ciento, 93 por ciento no peló su famosa consulta”.

“Y no, no fue culpa del INE. Lo que pasa, presidente, es que la gente ya se cansó de distractores y estupideces, de un presidente que no gobierna, que sólo habla horas y horas, y en vez de resolver los problemas nacionales, nos monta un circo tras otro”, dijo.

El político señaló que AMLO busca crear distractores, como la consulta popular, para que la gente no vea sus malos resultados en materia de seguridad, economía y el manejo de la pandemia de COVID-19.

Anaya Cortés se dijo harto de un presidente que no da resultados y señaló que lo ideal sería tener un gobernante que no divida al pueblo, que hubiera tomado en serio al coronavirus, que tuviera un plan para reactivar las escuelas y que diera certidumbre a la inversión.

De acuerdo con los resultados oficiales del INE, en la consulta sólo participó el 7.07 por ciento de la lista nominal, compuesta por 93.5 millones de personas; sin embargo, se necesitaba de una participación del 40 por ciento para que los resultados fueran obligatorios.

De los 6 millones 623 mil 549 personas que votaron, el 97.7 por ciento se pronunció a favor de enjuiciar a los expresidentes, 1.5 por ciento votó en contra y 0.7 anularon su voto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.