Personas vacunadas contra covid-19 deben seguir usando cubrebocas. Expertos explican por qué

Especialistas consultados por NYT señalan la posibilidad de que personas que reciban las dosis puedan tener el virus sin desarrollar síntomas y así convertirse en transmisores silenciosos.

Las personas que reciban la vacuna contra covid-19 tienen que seguir usando cubrebocas debido a que potencialmente pueden seguir propagando el virus, aseguran especialistas estadunidenses en inmunología.

Debido a que vacunas como la de Pfizer y Moderna son eficaces contra la forma grave de la enfermedad, expertos señalan la posibilidad de que personas inyectadas se infecten del virus Sars-Cov-2 sin desarrollar síntomas y así se conviertan en transmisores silenciosos de la enfermedad, particularmente si no guardan la sana distancia o dejan de usar la mascarilla facial.

De acuerdo con un reportaje publicado por The New York Times, los especialistas consideran que la vacuna –que será inoculada mediante una inyección intramuscular que pasará al torrente sanguíneo– será capaz de evitar que la persona adquiera la forma grave de la enfermedad.

Sin embargo, existe la probabilidad de que los anticuerpos generados no generen la respuesta suficiente para evitar que los virus florezcan en la nariz de la persona y sean estornudados o exhalados e infecten a otras personas.

“Es una carrera: depende de si el virus puede replicarse más rápido o si el sistema inmunológico puede controlarlo más rápido”, explica Marion Pepper, inmunóloga de la Universidad de Washington en Seattle.

En ese contexto, señala el NYT citando a los especialistas, vacunas para las mucosas, como el aerosol nasal FluMist o la oral contra la polio son mejores que las inyecciones intramusculares para defenderse de los virus respiratorios.

De ahí que una próxima generación de antígenos debería provocar inmunidad en la nariz y el resto del tracto respiratorio o bien las personas podrían recibir una inyección intramuscular seguida de un refuerzo en la mucosa, de tal forma que se produzcan anticuerpos protectores en la nariz y la garganta.

La razón de que la vacuna intramuscular evite la versión grave de la enfermedad es que los pulmones son mucho más accesibles a los anticuerpos circulantes que la nariz o la garganta.

Deepta Bhattacharya, inmunólogo de la Universidad de Arizona, lo resume así: “Prevenir una enfermedad grave es más fácil, prevenir una enfermedad leve es más difícil, y prevenir todas las infecciones es lo más difícil”.

El experto se sintió alentado por un reciente trabajo que muestra que las personas que recibieron una vacuna contra la gripe por vía intramuscular tenían abundantes anticuerpos en la nariz.

Sin embargo, el diario estadunidense recuerda estudios que sugieren que personas sin síntomas pueden tener altas cantidades de coronavirus en su nariz.

Las personas vacunadas que tienen una alta carga viral pero no tienen síntomas “serían en realidad, de alguna manera, aún peores propagadores porque podrían estar bajo un falso sentido de seguridad”, dice Yvonne Maldonado, de la Academia Estadunidense de Pediatría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *